“Francisco Fernández-Rueda bordó vocalmente sus dos papeles e hizo gala también de grandes dotes actorales: es de esos cantantes que llenan la escena y que cantan con un aplomo contagioso.”

El País