“…la sólida voz de tenor de Francisco Fernández-Rueda, de textura viril, fue perfecta para el inseguro André.”

The New York Times